Entrevista para Tribuna Valladolid por Luis Miguel Agreda

ENTREVISTA COMPLETA __TRIBUNAVALLADOLID.COM__

A Paula Mendoza (Valladolid, 1985) le sobra energía para enfrentarse al mundo de manera cartesiana. La profesión de soprano requiere un ADN especial. Hace tiempo que decidió apostar por explicar todo lo que la rodea actuando y cantando. Y claro, quiere que la entiendan. Y que la escuchen. Y que la contraten. Y escuchar a Händel.

PREGUNTA.: ¿Qué o quién le llevó a ser artista?

RESPUESTA.: Con 8 o 9 años me apunté a las clases de teatro que había en mi colegio. Guiados por Modes, la profesora de Teatro, descubrimos el juego dramático, el poder de la imaginación, y a crear tan solo con nuestro cuerpo y nuestra voz; a compartir cada cual sus talentos personales y únicos. Para mí fue un flechazo, empecé a amar el teatro. Desde ese momento no dejé de formarme en interpretación. En las clases que impartía Cruz García, en talleres y después en la antigua Escuela de Arte Dramático de Valladolid. Con ella y mis compañeros aprendí a amar y respetar el teatro, el arte de la verdad creativa.

Por otro lado siempre había cantado, de forma natural, era un juego y un disfrute. Cantaba mucho de niña, incluso recuerdo que mis amigas me regalaban cromos si interpretaba para ellas sus canciones favoritas. Años más tarde cuando estaba estudiando teatro, tuve la suerte de encontrar a Luis Thau, que sentó las bases de una técnica de canto sobre la que hoy sigo construyendo.​​​​​​

P.: ¿Qué enseñanzas extrae de la música?

R.: La principal es el disfrute de la belleza, de lo sutil, lo profundo, de la emoción pura. Todos podemos disfrutar de hacer, escuchar o bailar con música. Estudiarla a nivel académico ha sido un reto y también otro disfrute. Requiere esfuerzo y humildad ya que al igual que pasa con los actores, los cantantes somos al tiempo intérpretes e instrumentos. Somos intérpretes pero sobretodo somos instrumentos del arte. Al mismo tiempo tenemos nuestra individualidad y sensibilidad artística, que expresamos a través de lo que estamos interpretando.

La música y el teatro son dos disciplinas con las que se desarrollan actitudes y habilidades muy positivas para la vida, por eso pienso también que deberían tener un lugar en la educación primaria, y secundaria.

ENTREVISTA COMPLETA __TRIBUNAVALLADOLID.COM__